La Gran Cruz Cósmica : Un tiempo crucial señalado en el firmamento

“Los pueblos y las naciones tendrán que hacer elecciones. Y cada uno de nosotros también. Al cabo de los próximos 3 meses no seremos los mismos”.

Por Ana María Frallicciardi

Un tiempo crucial señalado en el firmamento

Estos son los hechos en curso: el 21 de junio el Sol ingresa en el signo zodiacal de Cáncer y comienza a configurarse lo que -astrologicamente- se denomina una Gran Cruz Cósmica, en el zodiaco, donde los signos de Aries, Cáncer, Libra y Capricornio estarán ocupados por ciertos planetas que formarán entre sí dicha Cruz en el cielo. Los planetas concernidos son el Sol, Júpiter, Urano, Saturno y Plutón.

http://johannhussai.files.wordpress.com/2009/11/cruz-cosmica.jpg?w=600

Conforme al paradigma de la ciencia oficial, esto no quiere decir absolutamente nada, por supuesto. Y además, tal enfoque astrológico es motivo de desprecio y ataque enconado y visceral (como no podía ser menos, al tratarse de todo profundo y auténtico conocimiento). Pero en el contexto del nuevo paradigma que dichosamente está emergiendo en todos los aspectos de la vida en esta época, basado en el conocimiento más íntegro (y en verdad, perenne) que la Humanidad haya alcanzado alguna vez (en los últimos miles de años), estos hechos adquieren una dimensión, un significado y una relevancia extraordinarios. Y es en este contexto donde la astrología -milenario sistema de representación de la realidad- toma un merecido y privilegiado lugar de referencia en estos momentos.

La ciencia más avanzada y depurada de nuestros días ya ha enunciado desde diversas perspectivas el hecho de que todo lo existente forma parte de un sistema total, un Todo de mente-energía-conciencia, un campo unificado, holográfico y fractal, donde toda manifestación integrada en el mismo cumple su específica función y encuentra pleno significado y sentido en el concierto de todas las demás manifestaciones, las cuales responden -cada una- a diversos arquetipos o conjuntos de determinados arquetipos, que -citando a Thorwald Dethlefsen- “representan en el nivel de las ideas, las piedras originales de construcción con las que se ha compuesto la realidad en todas sus formas fenoménicas”.  Tales principios primordiales estarían de este modo interactuando y relacionándose entre sí, tramando y urdiendo lo que llamamos realidad.

Y conforme a ello, los cuerpos celestes de nuestro sistema solar son, por supuesto, representantes de dichos principios, con los cuales precisamente trabaja la astrología. Las relaciones, aspectos y demás particularidades que muestran los planetas en el firmamento en un momento dado son, en este sentido, una fotografía exacta de lo que está sucediendo, a nivel de significado, calidad y contenido (para una persona, para un país, para todo el planeta), en ese momento. He aquí, pues, la procedencia y utilidad de un buen informe astrológico acerca del significado de esta Gran Cruz Cósmica, que está directamente sobre nosotros -como Humanidad y como planeta-, a punto de activarse.

Esto no quiere decir que esa configuración de planetas -y los planetas mismos- hagan o produzcan nada; no. Simplemente evidencian y muestran, como en una instantánea fotográfica“lo que hay” o “la naturaleza de lo que se está cociendo” en estas próximas semanas y meses. Es por ello la gran herramienta de conocimiento y medición de la realidad que una buena interpretación astrológica es, “para quien tenga ojos y oídos”.

Y es por ello que brindamos este informe, seleccionado de entre los diversos que pueden encontrarse en la red, a nuestros lectores; porque se merecen lo mejor, y el presente informe de Ana María Frallicciardi tiene la calidad y la profundidad necesarias para ser presentado en Liberación AHORA. Y porque en este blog -lo hemos dicho ya-, entre otros cometidos, estamos por la auténtica CIENCIA; no por la ciencia-basura oficial, que abandonó la limpieza y pureza de la duda metódica, el sincero y riguroso afán de conocer y su humilde apertura a las múltiples posibilidades e hipótesis, mientras tuvieran buenos fundamentos o indicios y no se demostrase realmente su falsedad. En vez de cultivar estas últimas actitudes, verdaderamente científicas, sujetos de rígido-cuadriculado intelecto y anulada intuición usurparon la ciencia, apoltronándola en la cobardía y mediocridad del prejuicio conveniente, interesado, convertido en dogma y repetido acriticamente en las escuelas y universidades, donde tantos loros de repetición -carentes de madurez y discernimiento- se creyeron verdaderos científicos cuando recibieron sus títulos, reservados sólo a quienes contestan “las respuestas correctas” en los exámenes; a quienes comulgan, acatan o conniven con lo oficialmente establecido, resultando después muchos de ellos en auténticos desinformadores, conscientes o no de serlo.

Y así, durante siglos, la astronomía -hija de la Astrología- fue separada de su madre, mancillada y prostituida  por personas y personajes de limitado entendimiento y capacidad, que se tenían a sí mismos por científicos, que cortaron los lazos que antaño la otorgaban pleno sentido y significado en su contexto original, en el profundo e íntegro conocimiento primordial del seno astrológico donde se hallaba. Y así se muestra hoy toda la ciencia oficial, en la superficie de las cosas, desconectada de su natural basamento, del conocimiento de los Principios que rigen la realidad. Es esa la ciencia-basura, superflua, sesgada, parcial, interesada, vendida a los intereses de quienes detentan el poder global, y usada como un mecanismo de control y programación de las masas.

Afortunadamente todo ello se viene abajo, y esta Gran Cruz Cósmica, como verán en el informe, lo refleja perfectamente. Ustedes, que son de mente abierta, sin prejuicios, sinceros buscadores del conocimiento, humildes, lúcidos, de agudo intelecto y despierta intuición, lean y asimilen con tranquilidad. Es de provecho. No pierdan ya un segundo en pensar lo que dirán aquellos otros -enfurecidos o burlones, llenos de hiel y desprecio- que se tienen a sí mismos por escépticos, y que son en verdad fanáticos, dogmáticos, reaccionarios, auténticos inquisidores del siglo XXI; nada que ver lo suyo con el auténtico y saludable escepticismo, que no da nada por sentado y se abre a las posibilidades fundamentadas mientran no puedan ser realmente refutadas; nada que ver con la ciencia; ni con la honestidad, la buena voluntad y la humildad. Que sigan su camino, ellos también madurarán, aprenderán a su tiempo. Mientras, nosotros nos aprestamos a recibir de la mejor manera estos cambios evolutivos y universales.

Gran Cruz Cosmica – Informe Astrologico, de Javier Otero

En el Salón de los Espejos, nos miramos en el espejo del otro y vemos nuestra propia imagen
Yo Soy otro Tu

En los espejos enfrentados sólo hay una imagen, yo estoy en el centro, en todos los espejos me veo a mi misma…. a mi mismo…

Yo soy el centro y me centro…

Irradio mi luz interior en todas direcciones y los espejos me devuelven la luz

El 21 de junio cuando ingrese el Sol en el signo de Cáncer comenzará activarse una Gran Cruz Cósmica en el zodíaco. Aries, Cáncer, Libra y Capricornio estarán ocupados por planetas que entre si formarán esta Cruz en el cielo. Los planetas involucrados son el Sol, Júpiter, Urano, Saturno y Plutón. Son los cuatro signos de ritmo impulsivo que dan movimiento y nos hablan de nuevos comienzos. La configuración astrológica que se formará es poco frecuente, por lo cual es una señal en los cielos de los próximos cambios profundos de la humanidad.

En esta Gran Cruz Cósmica, Aries, Yo Soy, se refleja en Libra, Nosotros también somos parte de ti, Saturno desde Libra, hace tomar conciencia y le pone orden a Júpiter y Urano en Aries, que intentan desbordar la ley.
Aires y Libra: Yo y tú, tiempo de encontrar el centro para reconocerse el Uno en el Otro.

El Sol en Cáncer activa la Gran Cruz a partir del solsticio (21/6). En el otro lado, Plutón, el que desintegra, emerge desde sus dominios del inconsciente por el signo de Capricornio. Cáncer nos muestra las fuerzas para el nacimiento, la nueva vida. En Capricornio Plutón desde el espejo de enfrente nos muestra la muerte.

Vida-muerte en este solsticio. En el centro de los espejos, donde me reencuentro con mi ser exclamo:

¡Renacimiento! (Luna en Escorpio)
Capricornio pide la culminación del proceso plutoniano,¡Renacimiento!
¿Y esto como se entiende?… .
Bien, habilitado para corazones poéticos centrados en el poder del corazón…

¿Qué intenta decirnos hoy la Visión del Aguila?

Que podemos usar muchas palabras para explicar lo que va a suceder a partir del próximo 21 de junio, ya circulan muchísimos artículos por internet sobre este evento cósmico, pero si no hemos preparado nuestros trajes energéticos-espirituales el aterrizaje va a ser forzoso y doloroso.

¿Qué aterrizaje? ¿Llegan nuestros Hermanos del Cosmos? No, llegan intensas oleadas de luz galáctica que aterrizarán en nuestros cuerpitos humanos, barriendo toda obstrucción, bloqueos, densidades de tercera dimensión.
Nuestro traje energético es el que vamos construyendo con meditaciones, ejercicios de armonización, desbloqueos de chakras, purificaciones emocionales, liberaciones de patrones heredados, reestructuración del ADN y muy especialmente sentimientos de amor, generosidad, compasión, integración, pensamientos positivos y creadores, acciones para cuidar el planeta y mucho amor, amor, amor. El amor es la energía más poderosa para fortalecer nuestros trajes energéticos y atravesar las turbulencias de los próximos meses.

A partir del solsticio del 21 de junio y la luna llena de Cáncer, con eclipse el 26 de junio, una poderosa energía se descargará desde el centro galáctico. Se acelerarán todos los procesos de cambio y transformación. La humanidad que habita este precioso planeta estará involucrada en este pasaje hacia otro estado de conciencia.

Ya no hay tiempo, humano de tercera dimensión para largos aprendizajes, debemos ser breves, concretos y eficaces. Lo más importante ahora es poder sanar nuestras heridas álmicas, reconciliarnos con la vida que nos ha tocado y estar preparados para sostener los grandes cambios que ya están sobre nosotros.

La Cruz Cósmica del Solsticio de junio

El 26 de junio, con la luna llena se produce un eclipse y alineación sobre el eje galáctico, lo cual permite el ingreso de las energías de luz de alta frecuencia que remueven lo viejo y activan el despertar de nuestras memorias espirituales.

Estos movimientos estelares, sin duda friccionan sobre las conciencias en conflicto. No va a ser sencillo para los espíritus dormidos, ni para los egos que quieren seguir sosteniendo el poder. Están involucrados los planetas transpersonales Urano y Plutón, quienes señalan los momentos de grandes cambios en las estructuras mundiales. Habrá una extrema tensión y presión, donde los supuestos líderes mundiales querrán tomar decisiones para seguir sosteniendo el viejo orden mundial. Lo lamentamos por ellos y por todos los que quedarán sometidos a estas decisiones, pero Urano y Plutón no quieren saber nada más con la civilización en decadencia; ellos son los que están detrás de las crisis financieras, políticas y sociales. ¿Denunciaremos los míticos Plutón y a Urano porque están incitando a los grupos que buscan su libertad a toda costa?

El cambio está en marcha, no hay poder ni tecnología humana que pueda frenar el poder de las energías que llegan desde el cosmos. El salto cuántico de conciencia es esto que estás viviendo. Es el nacimiento de un nuevo Cielo y una nueva Tierra.

Estamos ingresando definitivamente en un campo de luz eterna que activa nuestras estructuras moleculares, acelerando procesos de trasmutación y transformación. Al aumentar la luz fotónica en nuestro mundo, se descarga la densidad. Todo se ve, todo sale a la luz. Los secretos guardados durante generaciones están siendo develados y liberando a muchos seres de pesadas cargas. Las memorias genéticas o patrones de enfermedades de vidas pasadas y de esta vida comenzaron a liberarse también. El ser humano en conciencia toma su poder personal para dirigir su vida.

Todo trabajo interno por activar el cuerpo de luz, practicar diferentes técnicas de activación energética y espiritual va a ser lo mas importante en esta época. Ya no es momento de evadirse de la realidad, porque la realidad espiritual está aquí, dentro de nosotros.

Estas nuevas energías llevan a la humanidad hacia cambios profundos e impensados por quienes aún están dormidos. Los pueblos y las naciones tendrán que hacer elecciones. Y cada uno de nosotros también. Al cabo de los próximos 3 meses no seremos los mismos.

Es momento de elecciones personales para cada alma. Nos estamos muriendo a la vieja manera de vivir. Sólo los audaces visionarios tendrán la fortaleza de animarse a experimentar las nuevas formas de vida.

¿Suena difícil? Si tratas de entender lo que vendrá desde la mente racional no lo comprenderás. Hay que pasar el aprendizaje por la energía del centro corazón, que es la zona donde se integran las experiencias de la cabeza y los sentimientos.

Cada uno elegirá según sus posibilidades evolutivas, seguir en la supervivencia, el miedo, y el sufrimiento o se decide a experimentar que significa vivir en la luz.

El cuerpo físico sentirá los impactos de la llegada de la luz: habrá sensaciones físicas bastante intensas. La presencia de Júpiter y Urano en el signo de Aries producirá mucha actividad o dolor en áreas de la cabeza, cuello, hombros, garganta y tiroides, como así también serios problemas de salud, tumores o accidentes cerebro vasculares. Se intensificarán los estados de cansancio excesivo, necesidad de dormir más horas, el cuerpo necesita asimilar las nuevas energías a través del descanso. La presión energética que recibiremos afectará directamente las emocionales.Tendencia a los estallidos incontenibles, depresiones imprevistas, síntomas de pánico. Las relaciones y vínculos personales también se verán muy comprometidos en estos meses, como así también los movimientos sociales buscando un nuevo espacio de libertad.

La clave está en el corazón, permanecer centrados en armonia, paz y amor POR ENCIMA DE LO QUE PASE EN NUESTRO ENTORNO.

*************