PENSANDO EN LO IMPENSABLE

 Primer “fancine 13:20” repartido en el C.C.A.N. 

PENSANDO EN LO IMPENSABLE

De todas las suposiciones y criterios no cuestionados en que basamos y graduamos nuestras vi-das cotidianas como seres humanos en el planeta Tierra, el mayor y más profundamente no cuestionado es, con mucho, el instrumento e institución conocido como calendario gregoriano.

Comúnmente, por calendario – cualquier calendario – se entiende una sistema para divi-dir el tiempo a lo largo de períodos prolongados. Un día es la unidad básica de un calendario, y el año solar es el período prolongado básico.

La duración del año solar es actualmente reconocida en 365,24199 días. El calendario gregoriano divide esa duración en 12 meses desiguales – cuatro meses de 30 días, siete de 31 días y uno de 28 días. En el calendario gregoriano, el cuarto de día acumulado se maneja inser-tando un 29 de ferbero cada cuatro años. Esta no es necesariamente la más lógica ni la única manera de tratar con el cuarto de día acumulado.

“30 días tiene septiembre, con abril, junio y noviembre; los demás 31, y de 28 sólo hay uno”. Así es el dicho popular que subraya la ilógica naturaleza del calendario gregoriano. Por contraste, un modo mucho más fácil y más lógico de dividir el año solar sería en trece meses de 28 días con un día extra, libre.

El punto es: no hay relación lógica o científica entre la duración exacta del año y el uso del calendario gregoriano para medir y dividir esa duración.

Sin embargo, el calendario gregoriano es considerado como el instrumento más perfecto para dividir el tiempo, y se utiliza en todo el mundo como patrón oficial. Aunque los calendarios basados en las lunaciones del Islam, los Hindúes, los Hebreos y los Chinos aún son empleados con propósitos religiosos o rituales, en los asuntos económicos y políticos cotidianos el calendario gregoriano prevalece a lo largo y ancho de todo el planeta. ¿Cómo y por qué sucedió esto? ¿Qué es el calendario gregoriano y de dónde provino? ¿Por qué continuamos usándolo? En verdad, ¿cuál es la relación entre los calendarios y el comportamiento humano?

Si uno busca bajo el encabezado “calendario” en la Micropaedia de la edición 1985 de The Encyclopaedia Britannica [La enciclopedia británica], verá que un buen 80% del texto está dedicado al calendario gregoriano. Esto ejemplifica la autoridad sin cuestionamientos que se le ha otorgado. ¿Cuál es la base de esa autoridad?

El calendario gregoriano es dogma porque nadie lo cuestiona, ni quiere cuestionarlo. El calendario gregoriano constituye las bases de la frecuencia de tiempo 12:60.

Toda autoridad otorgada a este calendario es, realmente, una lealtad hacia un viejo artifi-cio medieval cristiano del tiempo. La autoridad de este artificio es mantenida por el Vaticano, geográficamente el menor estado polìtico del planeta, no obstante lo cual goza de protección política total por parte de los principales poderes occidentales (el G-7: EE.UU., Canadá, el Reino Unido, Francia, Alemania, Italia y Japón).

Los 12 meses del calendario gregoriano, irregularmente numerados e irracionalmente denominados, surgieron como resultado de una Bula Papal emitida por el Papa Gregorio en 1572 e implementada en Octubre 5-15 de 1582. El contexto histórico en que este calendario se trans-formó en patrón fijo, es de la mayor significación. El poder europeo, instigado por la codicia mate-rial adquisitiva y la necesidad de la Iglesia de reunir todas las almas bajo su cruz, literalmente se había enancado en el globo. A partir de entonces, nadie podría recibir las “bendi-ciones” del Cristianismo sin recibir también el calendario gregoriano.

En Europa misma, el calendario gregoriano tuvo éxito en el preciso momento en que estaba lográndose la mecanización final del tiempo. Para 1600 AD, el año de 12 meses y la hora de 60 minutos se habían transformado en el patrón establecido del tiempo.

De este modo, acompañando y dando forma a los mismos orígenes de la ciencia mate-rialista moderna, estaba la codificación final de la frecuencia de tiempo tridimensional, 12:60. Ni que decirlo, la autoridad y el impacto de esta frecuencia de tiempo nunca fueron cuestionados, y mucho menos comprendidos. No obstante ser perseguidos por la Iglesia, hombres como Kepler y Galileo no cuestionaron la autoridad del calendario. Y así ha sido virtualmente con todos los hom-bres y mujeres de ciencia – aceptan este calendario según el cual viven, sin cuestionarlo.

Es para fundamental descrédito de la ciencia moderna toda y la sociedad gobernada por sus principios, el haber continuado aceptando vivir bajo lo que es esencialmente un yugo medie-val del tiempo, sin cuestionarlo. El calendario gregoriano es un hechizo hipnótico que mantiene ocultos todos los asuntos irresolubles de la historia, en su ilógica secuencia de días, semanas, meses y años. Seguir este calendario sólo puede conducir al lugar donde hoy nos hallamos: una época de apocalipsis, donde el desastre, la ignorancia y el error se auto-perpetúan en una insen-satez demoledora.

Los oscuros desastres apocalípticos de la historia sólo pueden repetirse bajo ese yugo medieval del tiempo. Así es cómo Sarajevo pudo ser el deflagrador de la Primera Guerra Mundial en 1914 AD, y un irresuelto campo de batalla en 1995 AD. A una escala mucho más vasta vemos cómo, bajo este yugo medieval, la Babilonia del comienzo de la historia es hoy un escenario para el fin de la historia, en el Irak actual.

Claramente, la historia no es democrática, y la democracia misma es un engaño para mantenernos en la ilusión del poder y la seguridad. La historia es el libreto de los que están en el poder, y quienquiera tenga el poder escribe la historia. Nunca consultaron a nadie acerca del ca-lendario gregoriano, y así todos lo seguimos como si fuera la única manera de tratar con el tiem-po.

Nadie ha considerado nunca los efectos de la frecuencia o norma del tiempo bajo la que vivimos, ni se nos ha dado la oportunidad de considerar “¿qué si…”?” Sí, ¿qué si viviéramos bajo una norma de tiempo deferente? Pregúntenle al aborigen australiano, el morador de la selva amazónica, el americano nativo en la “res” (reserva), qué sucedió con su tiempo y pronto verán que es en interés del G-7 y el Vaticano mantenerlos confundidos.

El calendario gregoriano está basado en el modelo original babilónico que sustituyó una medición del espacio por una medición del tiempo. El tiempo no es espacio. El tiempo es de la mente. Se usó un círculo en una superficie plana dividida en doce partes de 30º como modelo para el calendario anual. Un círculo en una superficie plana tiene 360 grados (30 x 12). Una órbi-ta anual de la Tierra alrededor del Sol suma 365¼ días. La medida del tiempo según la norma del círculo en una superficie plana es irregular, arbitraria e irracional. Como es la medida del tiempo, así es la medida de nuestra mente.

En 1582 AD, cuando el Papa Gregorio XIII quitó diez días al calendario juliano y ordenó la versión final del calendario babilónico, el reloj mecánico alcanzó su perfección final. Usando el mismo círculo en una superficie plana de 12, el reloj duplicó el 12 a 24 horas y los 30 grados a 60 minutos por hora.

Impuestos, guerras y gobiernos ya eran instituciones secundarias de la mente humana debido al uso del calendario de 12 meses en todo el Viejo Mundo durante 5.000 años. Pero, com-binada con el reloj mecánico que duplicó la medida, la frecuencia artificial de tiempo 12:60 quedó instituida como la condición mental irregular y mentalmente aceleradora de la raza humana, separando a ésta del resto de la naturaleza. Entonces, sumada a impuestos, guerras y gobiernos, estaba la máquina.

Sin el reloj mecánico no habría máquinas, y toda la tecnología industrial sería imposible. Ajustando nuestro ritmo biológico a la acelerada frecuencia de la máquina artificial de tiempo 12:60, los humanos comenzamos la aceleración de nuestra propia actividad biológica, con la consiguiente bomba de tiempo de la superpoblación que hoy es nuestra plaga.

El tic tac del reloj es el corazón (“viejo relojito”) artificial de Mammon[1]. Mammon es el diabólico fantasma en la máquina que vive de nosotros, que usa nuestra acelerada reproducción biológica para crear un mundo totalmente mecanizado. El triunfo de Mammon es el triunfo del materialismo. La primera fase de Mammon fue la creación del sistema de gobierno babilónico de 12 meses, de impuestos y salarios a cambio de trabajo. La segunda fase de Mammon fue la má-quina basada en el reloj.

Actualmente no hay máquina sin dinero, no hay dinero sin una máquina, y no hay nación sin dinero. El nacionalismo está pervertido en el dogma 12:60 de la guerra y el dinero. Pero en la biosfera todas las fronteras son ilusorias.


El Tiempo y la Biosfera: Más Allá del Nacionalismo

El calendario gregoriano de 12 meses nada tiene que ver con el ritmo biológico anual de la espe-cie humana en armonía con la biosfera.

Un reloj no mide el tiempo. Un reloj mide incrementos del espacio que, proyectados co-mo incrementos del tiempo, son valorizados en unidades monetarias. El dinero no crece en los árboles. El dinero es una función del tiempo falso.

Nadie posee la biosfera. Nadie posee el tiempo. El verdadero tiempo no produce dinero. El tiempo es de la biosfera.

Trece lunas, 28 días, es la medida de la biosfera del ritmo biológico humano anual. Vein-tiocho días, 13 veces al año, es el ciclo de la menstruación humana femenina. Todo nace de mu-jer. Matar a una mujer, dañar a un niño, es destruir el futuro. Este es el modo de la 12:60, el mo-do de la guerra.

Adoptando el calendario de 13 lunas – 28 días, y rechazando el calendario gregoriano, los humanos darán el primer paso más allá de la auto-destrucción colectiva engendrada por el na-cionalismo y la auto-destrucción biosférica engendrada por Mammon (máquina del dinero).

Más dogmas a cuestionar: Virtualmente todos los gobiernos, el Vaticano y las institucio-nes bancarias de todo el mundo, operan por el calendario gregoriano de 12 meses. Este calenda-rio niega y oculta el verdadero ciclo biológico humano anual conservado en el cuerpo de la mujer. ¿Por qué virtualmente todos los líderes gubernamentales son hombres? ¿Por qué son los hombres quienes hacen la guerra? ¿Por qué son hombres quienes dirigen todos los bancos? ¿Por qué sólo a los hombres se les permite ser sacerdotes en la Iglesia Católica?

Sólo rechazando mundialmente el calendario gregoriano de 12 meses y adoptando inme-diatamente como nueva norma mundial el calendario de 13 lunas – 28 días, podrá tener la espe-cie humana alguna esperanza de resolver el estancamiento del nacionalismo y la política mone-taria destructora de la biosfera que hoy gobierna las naciones. Sólo adoptando el calendario de 13 lunas se resolverán finalmente interminables conflictos tales como el de palestinos/israelíes y bosnios/serbios.

Sólo unificándonos bio-regionalmente bajo el nuevo calendario que sustenta por igual to-das las opiniones y valores espirituales, pero no afirma el nacionalismo, podremos hallar una nueva alianza que nos lleve más allá de las guerras hacia la paz, que es más que sólo la ausen-cia de guerra.

En tanto las Naciones Unidas afirman y apoyan el nacionalismo, biosféricamente son ob-soletas. En tanto las Naciones Unidas afirman la paz mundial, su mayor operación en pro de la paz sería supervisar el desmantelamiento de los estados nacionales que hoy apoyan en detri-mento de la biosfera, y se transformarían así en la Unión Biosférica de las Gentes Autónomas de la Tierra Soberana Una.

Eso las Naciones Unidas pueden hacerlo promoviendo, adoptando e implementando el calendario de 13 lunas, el Plan de Paz para el Cambio al Calendario de 13 Lunas y el Plan Quin-quenal Pax Cultura Pax Biospherica, efectivos a partir de Mago Eléctrico Blanco (Julio 26, 1995 AD).

Sin el cambio al calendario de 13 lunas al tope de la lista de prioridades en la agenda de paz, no habrá paz duradera. Si las Naciones Unidas pudieran colocar el cambio al calendario de 13 lunas al tope de la lista en su agenda de paz, probarían a las gentes del planeta que son algo más que un sub-contratista del Departamento de Estado de los Estados Unidos.

Después de 50 años, y más de 150 guerras y 20 millones de muertos en ellas, el cambio al calendario de 13 lunas es el ultimátum final de la biosfera a las Naciones Unidas para tras-cender los dogmas del nacionalismo y el calendario gregoriano, y ayudar a traer verdadera paz al planeta Tierra.

En Dios Confiamos: Respecto de la Falsa Religión el Tiempo es Dinero

El calendario gregoriano de 12 meses es la medida anual del dogma “el tiempo es dinero”[2]. El reloj mecánico / hora de 60 minutos es la medida diaria del dogma “el tiempo es dinero”. Marcar la entrada y la salida en el reloj del tiempo es la medida del valor de nuestro tiempo – en dinero. Esta es la esencia de la vida 12:60. 12:60 es el error manifiesto en el tiempo en que todos vivi-mos, un error que está costándonos la biosfera.

El dinero es el poder adscripto a Dios que es adorado y temido por todos. El “In God We Trust” [En Dios confiamos] inscripto en el billete de la moneda estadounidense es la evidencia del dogma de que “el tiempo es dinero” y de que el dinero es el socio más confiable de Dios.

El billete de dólar estadounidense es el patrón mundial del dogma 12:60 “el tiempo es di-nero”. Las bolsas de valores del mundo son los templos donde la religión de “el tiempo es dinero” se propaga diariamente, cinco días a la semana, y se ejecutan sus rituales de adoración. En la bolsa de valores, todos los valores humanos traducidos en acciones de industrias competidoras se comercializan contra un índice de unidades monetarias arbitrariamente manipuladas, domina-das por la presencia del dólar todopoderoso.

“En Dios confiamos, el tiempo es dinero” es la falsa religión que hoy, 1995 AD, gobierna toda actividad humana en el planeta, según la pseudo-ideología de la política monetaria.

Aboliendo el calendario gregoriano de 12 meses y reemplazándolo con el calendario de 13 lunas biosféricamente exacto, las bases del dogma “el tiempo es dinero” serán destruidas. Destruyamos el poder del dinero y el poder de la máquina también será destruido.

El dinero es la sangre vital de la máquina cuyo corazón es el reloj mecánico. La máquina es el cuerpo de Mammon, la forma de Mammon. Mammon se alimenta de humanos. La carne y los huesos de Mammon están construidos con los desechos de la naturaleza. En tanto Mammon prolifera en formas cada vez más ingeniosas, la población humana aumenta incesantemente, y la biosfera se ve reducida en su capacidad de sustentar los excesos entrópicos y descontrolados del dogma 12:60 “el tiempo es dinero”.

Mientras la frecuencia de tiempo 12:60 mantiene su momentum inerte, la máquina sólo puede multiplicarse y propagarse, requiriendo un acelerado aumento de los humanos a ser devo-rados y los recursos naturales a ser derrochados.

Sí, pensar en el calendario gregoriano es pensar en lo impensable. Pero si ustedes no se toman el tiempo para comenzar a pensar en él ahora, pueden perder su derecho al único tiempo que tienen.


[1] En la mitología, dios de las riquezas y las minas entre los fenicios. (N.de la T.)

[2] Traducción literal del refrán en inglés “Time is Money”, conocido en castellano como “El tiempo es oro”.

(N.de la T.)

 

Textro estraido de :

El Llamado de PACAL VOTAN
El Tiempo es laCUARTA DIMENSION
Autor
JOSÉ ARGÜELLES

El LLamado de PACAL VOTAN. ( *.DOC)

Nadie ha considerado nunca los efectos de la frecuencia o norma del tiempo bajo la que vivimos, ni se nos ha dado la oportunidad de considerar “¿qué si…”?” Sí, ¿qué si viviéramos bajo una norma de tiempo deferente? Pregúntenle al aborigen australiano, el morador de la selva amazónica, el americano nativo en la “res” (reserva), qué sucedió con su tiempo y pronto verán que es en interés del G-7 y el Vaticano mantenerlos confundidos.

8 comments

  1. Pingback: Arte en acción 13 :20 « Xochipilli - Red de Arte Planetaria -
  2. emma · abril 22, 2009

    Un reloj no mide el tiempo. Un reloj mide incrementos del espacio que, proyectados co-mo incrementos del tiempo, son valorizados en unidades monetarias. El dinero no crece en los árboles. El dinero es una función del tiempo falso.
    BUENISIMO EL ARTICULO Y ESTE PARRAFO BELLISIMO
    pueden alguien comunicarme por email donde se celebrara este año el dia fuera del tiempo namaste

    Me gusta

    • xochipilli · abril 24, 2009

      Este articulo es increible; comparto esta onda contigo::: gracias por recordarmelo
      aho gran espiritu

      Me gusta

  3. Pingback: Codigo 666 desvelandose « Xochipilli - Red de Arte Planetaria -
  4. Pingback: Reflexion 114 Y como Detener la propagacion del virus de la gripe « Xochipilli - Red de Arte Planetaria -
  5. Pingback: Cuaderno sincronico de la Nave Tiempo tierra 2013, La Operacion Pandemia de la gripe / la conspiracion farmacratica, fumigacion-chemtrails, la hechiceria planetaria de sanacion 4D « Xochipilli – Red de Arte Planetaria -
  6. Pingback: EL PUENTE ARCO IRIS CIRCUMPOLAR, Video e Imagenes, poesia hipertexto de los efectos de la meditacion y visualizacion: La onda telapatica de Amor « Xochipilli – Red de Arte Planetaria -
  7. Pingback: THRIVE : ¿La Prosperidad cuantos diablos va a durar? Documental y notas del estudio por liberar la 4D Mental Imaginaria… « Xochipilli – Red de Arte Planetaria -

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s