Alimento y Espiritu: La transmutación

Resumen de una canalización

Un ser de luz nos dijo una vez :

Os voy a decir lo siguiente, que para nosotros es mucho más importante: el verdadero alimento no es el del cuerpo, el verdadero alimento es el del Espíritu.

Desgraciadamente dais mucho de comer a vuestro cuerpo y dejáis morir de hambre a vuestro Espíritu. Para nosotros, esto último es lo más importante. Hay un alimento que también es esencial para vosotros y verdaderamente vosotros lo ingerís sin saberlo y sin comprenderlo, y es toda la energía de Amor que está alrededor de vosotros, es la Energía Divina, el prana. Absorbed esta energía teniendo consciencia de ello y desinteresaos un poco de lo que absorbe vuestro cuerpo. Vuestro cuerpo tendrá otras necesidades si dais de comer otra cosa a vuestro Espíritu.

Hay una rigurosidad buena y una rigurosidad mala. En este aspecto, os corresponde a vosotros saber cuál es vuestra correcta rigidez, ya que cada ser es una flor diferente en el jardín de Dios.”

Si hacéis un régimen vegetariano (por ejemplo) de forma obligada o forzada, porque os decís “eso es bueno para mi evolución espiritual”, habrá una lucha en vosotros y no adquiriréis, no iréis hacia la verdadera espiritualidad. Por tanto, no os aconsejaremos ningún régimen. Cada ser es diferente y cada uno obra según lo que su corazón desea y le indica. Pero hay que trascender, hay que ir más allá.

El alimento, al igual que las energías, las ondas de forma o todo lo que os rodea, pueden ser trascendidos. Vosotros absorbéis carne, pero todo lo que absorbéis no es lo más idóneo para un consumo correcto ni para una vida buena. Por tanto, aprended a bendecir mentalmente todo lo que absorbéis, ya sean bebidas, frutas, legumbres, etc. Intentad transformar toda la energía, todas las vibraciones de la alimentación que absorbéis. Os sorprendería saber que a veces absorbéis auténtico veneno, pero que vuestro vehículo de manifestación tiene también la capacidad de transmutarlo sin que vosotros tengáis conciencia de ello. No os preocupéis demasiado si aún tenéis necesidad de comer carne, embutidos, etc.

Se os ha dicho que tenéis necesidad de proteínas para vivir, pero podemos deciros que en un determinado nivel de consciencia ya no tenéis necesidad de ellas. Prácticamente, podéis alimentaros con un mínimo de alimento, puesto que disponéis del alimento energético que toma el relevo del alimento físico. Pero para que pueda tener lugar este relevo es preciso que vuestro cuerpo haya alcanzado ya una cierta vibración.”

Por tanto, incluso si vosotros absorbéis alimento que no es el que hubierais debido absorber – es decir, que no es sano para la salud humana -, bendecid este alimento y absorbedlo con amor, sabiendo que nada podrá perjudicar a vuestro cuerpo. Os desaconsejamos comer a vuestros hermanos menores, pero si vuestro cuerpo aún reclama la carne, bendecidla, absorbedla en el Amor, en la Paz y, sobre todo, sin sentimiento de culpabilidad.

Sabed que vuestro cuerpo, vuestras células, tienen la capacidad de transformar cualquier alimento que podáis tomar, transcendiendo la energía absorbida en una energía que podrá ser totalmente positiva para vosotros.

Podríamos deciros que, incluso lo que es completamente negativo para la vida, es decir la radioactividad, tal como vosotros la conocéis, puede ser absolutamente inofensiva si sabéis absorberla.

Nosotros que, al igual que vosotros, podemos ser humanos sobre ciertos mundos, no tememos la radioactividad. Es totalmente ineficaz sobre nuestras células, sobre nuestros cuerpos, pues sabemos trascender todo lo que absorbemos, bien sea a través de nuestro tubo digestivo o por medio de nuestra respiración. Vosotros podéis hacer lo mismo y es muy fácil. Tened consciencia, cada vez que absorbéis alimento o que respiráis, de que aquello que respiráis o que coméis son perfectos para vosotros.

Vuestros antepasados –es decir, los seres de hace cien años e incluso menos –sabían bendecir el alimento antes de ingerirlo, y eso es lo que hay que hacer. Lo hacían en homenaje al PADRE. Lo hacían inconscientemente y eso les servía para integrar, para ingerir totalmente ese alimento sin que pudiese ser perjudicial para ellos. No tenían enfermedades de digestión como tenéis ahora vosotros. En la actualidad vosotros no coméis, absorbéis glotonamente y sin conciencia cualquier alimento.

Toda la energía que absorbéis ya sea por la respiración o a través del alimento material, debe hacerse con un estado diferente de consciencia, es decir, bendiciendo y aceptando con Amor todo aquello que va a penetrar en vuestro cuerpo, permitiéndole activarse, vivir, moverse, ser.

Beber es necesario para vuestra vida y también para la limpieza de vuestro cuerpo. Es necesario que os alimentéis para obtener la energía con la que funcione vuestro cuerpo. Cuando respiráis, debéis tener consciencia de que lo que respiráis es el Amor universal, y que esto es también necesario para vuestro buen funcionamiento. No seáis autómatas que comen, beben y respiran. Tened consciencia de esos actos esenciales para la vida.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s