El verdadero Higienismo

Por el Dr. Herbert M. Shelton

El verdadero higienista que reconoce que la Naturaleza es el amo de la vida y del modo de vivir y que el poder restaurativo existe en el organismo viviente, no necesita salirse de las leyes naturales con el fin de encontrar los materiales higiénicos de forma completa y perfecta.

En estas influencias y materiales higiénicos, así como en la presencia y operaciones que son esenciales para la vida y la salud. Encontrará gran cantidad de materiales para corregir las desviaciones de las normas de estructura y funcionamiento que constituyen lo que es la enfermedad.

Gracias al aire, a la luz, al agua, a los alimentos, a la temperatura, al ejercicio, al descanso, y al sueño, usted puede proporcionarle al cuerpo todos los materiales aprovechables y las influencias que necesita para continuar con su propio trabajo de excreción de toxinas, de reparación de estructuras y de restablecimiento de funciones.

Si hay alguna necesidad de que se modifiquen algunas funciones del cuerpo, ahí están las influencias y materiales con los que la fuerza restaurativa puede llevar a cabo su cometido.

Bajo cualquier circunstancia y condiciones de vida, el cuerpo siempre tiene unas necesidades propias. Estos son los únicos materiales de los que el cuerpo puede hacer uso.

Hay un peligro en su adaptación a las necesidades del cuerpo; no es necesario que haya ninguna muerte accidental. Nadie es alérgico a ellos; todos deben tenerlos para vivir.

Usados de acuerdo con las leyes de constitución y relación que rigen las funciones y actividades del cuerpo, éstos constituyen los grandes medios, no sólo para conservar la salud, sino también para recobrar la salud.

Qué diferentes resultan estas necesidades normales de vida de los venenos y medidas destructivas que emplean los médicos en su esfuerzo por “curar” las enfermedades.

A menos que confiemos más en la vida y en las necesidades normales, y menos en los medicamentos, no podemos esperar escapar del lío de enfermedades e invalidez por el que nos movemos como ciegos. Si vamos a continuar confiando en el poder de los venenos y rechazando el poder de la vida, no hay esperanza para nosotros.

Es importante que el mensaje vital del Higienismo llegue a todo el mundo. La salud, incluso la misma existencia de las generaciones que están por venir, depende de una vuelta a la confianza primitiva en los factores normales de vida así como de un abandono de las vías destructivas empleadas por el chamán.

Por esta razón, es obligación de cada uno de nosotros el intentar, de todas las maneras, llevar el glorioso mensaje del Higienismo a los que nos rodean.

El Higienismo no es una religión, sino un modo normal de vida. Es un medio definitivo que permite a la gente “vivir una vida más duradera”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s