Chaval de 15 años descubre una ciudad maya gracias a las estrellas.

 

William Gadoury, un joven de 15 años, ha descubierto que los mayas disponían sus ciudades según las estrellas  y de esta forma halló una nueva e importante ciudad en la Península del Yucatán, en Bélice.

 

Con esta brillante idea de que la civilización Maya organizaba sus ciudades y templos siguiendo las estrellas, el joven comenzó su investigación. Gracias al Códice Tro-Cortesiano (en Madrid), Gadoury encontró 22 constelaciones mayas que colocó sobre Google Earth. Al realizarlo, se dio cuenta de que las estrellas coinciden con la ubicación de 117 poblados Mayas descubiertos.

constelaciones-mayas-cuerpo

Entonces Gadoury percibió que los astros más brillantes coinciden perfectamente con las ciudades más importantes. El joven, que vive en Quebec (canada) se dio cuenta de que en otro códice existía la constelación número 23, compuesta de tres estrellas, y ésta no tenía su correlación en el mapa. ¿Faltaba acaso una ciudad maya? La respuesta es afirmativa, 118 estrellas,  118 poblados mayas. Maya Galácticos los llamamos, son los que inspiran a numerosas estrellas y a la red de arte planetaria.

1d4669b2-e37f-4f33-b65a-fe7ca22a6f7e_749_499

No comprendía por qué los mayas habían construido sus ciudades lejos de los ríos, en terrenos poco fértiles y en las montañas“, explicó Gadoury al periódico de Montreal. Y añadió: “Tenía que haber otra razón y como adoraban las estrellas se me ocurrió verificar mi hipótesis. Me vi sorprendido y entusiasmado al darme cuenta de que las estrellas más brillantes de las constelaciones correspondían a las mayores ciudades mayas“.

pirámide maya estrella
Para comprobar su hipótesis, el joven recurrió a las agencias espaciales. Con sus satélites pudieron comprobar que efectivamente había una nueva ciudad maya desconocida hasta hoy. “Formas geométricas, cuadradas o rectangulares aparecen en estas imágenes, formas que difícilmente pueden ser atribuidas a fenómenos naturales“, manifestó a Le Journal de Montreal Armand LaRocque, de la Universidad de Nouveau-Brunswick. Intuyen entre los relieves de la densa foresta selvática una pirámide, un complejo ceremonial enorme, tal vez una de las ciudades más grandes de los mayas.
Cuando se le confirmó el hallazgo, Gadoury bautizó la nueva ciudad bajo el nombre maya K’AAK’ CHI’, que significa “boca de fuego“.
 El adolescente estuvo tres años tratando de probar su teoría y ahora espera ser parte de la expedición que confirmaría las ruinas. Pero hacer este tipo de viajes no es económico. El canadiense presentó su trabajo a dos arqueólogos mexicanos que aún no se han internado en el lugar, aunque prometieron llevarlo. “Sería la culminación de mi trabajo y el sueño de mi vida“, dijo el joven.

TIKAL+DE+NOCHE

Sincronías

 

Señales del inicio del 8 Ahau Katun, cuenta Maya de la Profecía de Chilam Balam

Tres años lleva probando su teoría, tres años del nuevo ciclo Maya llamado Baktum (5225 años). Al tercer año justo en el ciclo 23 a la consciencia solar , justo el dia 3 del nuevo ciclo ahau Katun (24 años) se confirma el hallazgo y se publica en prensa.
YUCATAN 5
La idea de encontrar huellas ancestrales será aplicado de forma oficial haciendo que se descubran muchos más lugares ocultos y no solo Mayas, dado que es un rasgo común en numerosas culturas, sobre todo en estas que construyen pirámides toman en cuenta las estrellas de las constelaciones.
Hace muchos años se sabe que las pirámides de egipto están alineadas con las estrellas de las constelaciones y que usan la geometria y matemática de la naturaleza. Han plasmado en sus diseños conceptos resonates de una cosmovisión que por momentos se unen con otras visiones, como que en toda la tierra existió una vez una gran civilización conectada entre sí y usando tecnología desconocida por nosotras ahora…
También intuimos que hay muchos mensajes dejados en estas construcciones, termas y secretos ocultos que se van desvelando según la mente humana asciende a las alturas del amor. De esta forma comenzó el despliegue de la ciencia maya, unas sincronas nos llevan a otras !!! Surfeando la cresta de la Ola…
La sincronicidad a menudo se revela poco a poco –como peldaños que si se siguen, conducen a la revelación de una imagen más grande–. Cada vez que la imagen es revelada un poco más, entonces entiendes mejor el significado de cada una de las sincronías. En otras palabras, cada sincronicidad te está guiando a alguna parte. Estamos en una nave del tiempo. No estamos sólo en un planeta que gira alrededor del Sol, en realidad estamos yendo a alguna parte. Estamos siendo arrastrados por una Gran Fuerza Magnética de Luz que se revela a través de la frecuencia del número.
23 constelaciones… Ciclo 23 a la consciencia solar, llegada del  8 Ahau Katun:
Llegará Kinich Kakmó (El Sol rostro Guacamaya de fuego ) en 8 Ahau Katun, y se volteará el cielo y dará vuelta la tierra. Bajarán escudos y defensas, bajarán las flechas de la guerra y plantarán cara desde las comarcas y pueblos, serán uno con la Madre de la Tierra y sera el fin de la opresión y de las desdichas de todos. Es la palabra de Hunab Ku dada al Mago Jaguar Chilam Balam.”  
Anexo al Hilo de la Bitacora 4 D de la Red de Arte Planetaria:
Fecha de la publicación en lo medios de información :
NS.1.28.11.9 Kin 142 Viento Cristal Blanco
Crono Psi 208 LAMAT Estrella Cósmica Amarilla : Poder de la Elegancia
208 : codigo de Arcturus.
Ciclo 23 a la Consciencia Solar

2 comments

  1. xochipilli · mayo 10

    En el artículo anteriormente citado se menciona que el diario tuvo acceso a algunas de esas imágenes de satélite en donde se aprecian diferentes estructuras de lo que podría ser una ciudad antigua. Según lo que el Doctor Armand LaRocque, especialista en teledetección de la Universidad de New Brunswick, explicó a Le Journal de Montréal, las formas geométricas que aparecen en las fotografías difícilmente pueden atribuirse a fenómenos naturales.

    Aunque Gadoury no ha corroborado su teoría, pues no ha podido desplazarse al lugar, ha llamado a la hipotética ciudad perdida K’ÁAK Chi, que significa Boca de fuego. Según su investigación, el sitio podría tener un área total que oscila entre los 80 y los 20 kilómetros cuadrados y haber contado con una pirámide 86 metros y con 30 estructuras, lo que podría posicionarla como la cuarta ciudad maya más importante.

    La posición de los arqueólogos mexicanos

    Para algunos investigadores mexicanos y expertos en arqueología, el supuesto descubrimiento de William es una exageración, una teoría que debe comprobarse y una especulación arriesgada. “Los mayas no diseñaban ni sus ciudades, ni sus paisajes orientados en las estrellas. Lo hacían con base en factores tan mundanos como fuentes de agua y materias primas y disponibilidad de suelo utilizable para el cultivo ¿De qué iban a vivir, de la mirada al cielo?”, dice en entrevista a Verne el profesor e investigador responsable del Laboratorio de Zooarqueología de la Facultad de Ciencias Antropológicas de la Universidad Autónoma de Yucatán.

    “Hay una gran cantidad de ciudades prehispánicas aún “escondidas” en la selva (en Campeche, Quintana Roo, Yucatán), por lo que no me parece extraño que el niño hubiese encontrado algún sitio con ruinas al aplicar algún patrón al bosque o a ruinas existentes. Esto tiene que ver con la afluencia de contextos prehispánicos, más que con alguna fórmula ancestral o algo parecido”, explica.

    Por su parte, Héctor Hernández Álvarez, maestro en Ciencias Antropológicas especializado en Arqueología por la Universidad Autónoma de Yucatán, opina que la idea no es descabellada considerando la precisión de las observaciones astronomicas de los mayas. “Actualmente, las nuevas tecnologías de percepción remota permiten identificar asentamientos o descubrir sitios que fueron ocupados por grupos humanos en el pasado. Lo que habría que comprobar es si esto realmente coincide con la idea de que las ciudades mayas fueron planificadas basándose en un cosmograma”, detalla.

    El doctor Rafael Cobos Palma, miembro del Sistema Nacional de Investigadores y doctor en Antropología por la Universidad de Tulane (Estados Unidos), cree que el lugar donde Gadoury encontró la estructura está muy cerca de Calakmul, Uxul y Tortuga, sitios mayas que se encuentran en el sur de Campeche. “Esta es una zona amplia y extensivamente explorada desde la década de 1930 por numerosos investigadores mexicanos y no mexicanos”, dice. “La peculiar propuesta de explicar la distribución espacial de asentamientos mayas se ha hecho en otras ocasiones y, claro, jugando y moviendo el plano celestial uno puede llegar a encontrar un sin-número de arreglos espaciales que se asemejan a lo humanamente hecho en nuestro planeta”.

    Para Cobos la ciencia se construye con investigación y si el joven quebecua quiere dar a conocer un hallazgo tan importante, debe ir a campo y comprobarlo. “Si descubrir la ubicación de sitios arqueológicos, saber la altura de sus edificios y el área de extensión de sus asentamientos fuera una tarea fácil, entonces los arqueólogos no tendríamos que ir a campo e instituciones que apoyan la investigación”, agrega. “El trabajo de investigación científica de un arqueólogo es algo serio, muy serio”.

    El Instituto Nacional de Antropología e Historia dijo a Verne que no puede avalar la existencia de esa ciudad, ni la información presentada por el diario canadiense. Agregó que la teoría que planeta que los mayas construían ciudades a partir de constelaciones ha sido descartada por sus arqueólogos.

    http://verne.elpais.com/verne/2016/05/10/mexico/1462838532_810585.html

    Me gusta

  2. xochipilli · mayo 10

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s